Palabras del Rector

Diversidad e inclusión 

La ejecución del Plan Estratégico 2018-2023 empezó en agosto. Uno de los imperativos más significativos de este nuevo plan nos lleva a: “Consolidar una comunidad diversa e incluyente”. 

 La diversidad y la inclusión van unidas, la primera se refiere a diferencias existentes entre los miembros de la comunidad; la segunda, a la capacidad de incluir a cualquier persona aceptando, respetando y valorando sus diferencias. 

 Si bien en una primera mirada se puede pensar que la comunidad en Los Nogales es bastante homogénea, existen varias diferencias dentro de sus miembros, entre las cuales están la diversidad de religión, orientación sexual, etnia y cultura. Pero más allá de esto, existe un número significativo de diferencias de las que muchas veces no somos tan conscientes, tales como los intereses, las formas de pensar y las formas de ser, entre otras.

 El Colegio está trabajando de manera dedicada para generar espacios seguros de modo que todas las personas de la comunidad se sientan incluidas sin importar sus características propias. Hemos avanzado en diferentes frentes incluyendo la implementación de Fines, los programas de dirección de grupo y el uso de asambleas para generar conciencia sobre cómo seguir mejorando en este tema. Asimismo, reconocemos que debemos seguir trabajando para lograr que todos se sientan seguros en nuestro colegio. 

 A la luz del nuevo plan estratégico, el Colegio continúa en la búsqueda de maneras de invitar a hacer parte de la comunidad a nuevos miembros que de otras maneras no lo serían. Como una primera muestra de esto, hemos visto cambios importantes en el proceso de consolidar el programa internacional. Este año, por ejemplo, tendremos catorce estudiantes de diversos lugares del mundo que vienen al colegio en intercambio. Esto también se refleja en que dieciocho estudiantes nogalistas tendrán experiencias de intercambio en lugares como China, India, Jordania, Singapur, Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica, Rumania y Tanzania, entre otros. 

 También estaremos trabajando en el área de admisiones para atraer a estudiantes de otras regiones de Colombia y de otros países. 

 Adicionalmente, el Consejo Superior ha aprobado la implementación de un programa de apoyos financieros para atraer estudiantes que tienen los méritos académicos pero no necesariamente los recursos para acceder a una educación como la ofrece el Colegio Los Nogales. Con este programa de apoyos financieros, esperamos que:

  • Nuestros actuales alumnos se favorezcan por la interacción con nuevos estudiantes y familias que valoren una educación de alta calidad y que aporten experiencias de vida diferentes
  • Los estudiantes que reciben apoyo financiero se beneficien de las oportunidades académicas y de crecimiento personal que ofrece el colegio
  • Podamos contribuir en la construcción de un mejor país, disminuyendo la brecha que existe en la educación 

Estaremos implementando este programa inicialmente en el año 2019-2020 con algunos cursos en Secundaria Básica. Este programa de apoyos financieros entra a complementar las ayudas económicas que ya da el Colegio a miembros de la comunidad que atraviesan por una calamidad económica temporal. 

Seguiremos trabajando todos los días para que el Colegio continúe diversificando su comunidad y a la vez logre generar esos espacios donde todos nos sintamos incluidos.

El desarrollo de la dimensión espiritual en el CLN

Estimados padres de familia:

Como ustedes saben, el Colegio hizo un proceso detallado de planeación estratégica durante el año pasado. Como parte de ese proceso, los fundadores del Colegio recogieron los principios fundacionales que sirvieron como base y directriz para la creación y el funcionamiento del Colegio. En próximos días, estaremos compartiendo con ustedes un documento que presenta los nueve Principios Fundacionales y el Direccionamiento Estratégico que resultó de dicha planeación.

Uno de los temas que se discutió en este proceso de planeación fue la importancia de comunicar aspectos filosóficos que son base del trabajo en el Colegio. En estas Palabras del Rector, queremos compartir con ustedes la visión sobre la formación religiosa y espiritual que ofrece el Colegio.

Los Nogales, en su búsqueda de formar y educar seres humanos integrales, quiere que sus alumnos y graduados sean personas sensibles a su entorno, a la injusticia, a la pobreza; hombres y mujeres más dispuestos a incluir que a juzgar, que entienden el valor de la convivencia dentro de la diversidad y de la paz como una necesidad urgente de nuestra sociedad. Desde su fundación, el Colegio se ha apoyado en virtudes y valores universales que hacen parte también de los valores cristianos, tales como el amor al prójimo, la compasión, el servicio, el perdón, la solidaridad, el esfuerzo, el respeto, la responsabilidad y la honestidad. De esta manera el Colegio procura una convivencia amplia y diversa para aprender a vivir una saludable concurrencia de ideas que sirvan de terreno fértil para el desarrollo de la libertad de pensamiento. Por esto, la educación que ofrece se enmarca dentro de la comprensión y la tolerancia de opiniones y opciones, ideas, cultos, razas, etnias, nacionalidades y demás diferencias entre los seres humanos.

Es responsabilidad del Colegio apoyar el desarrollo de todas las dimensiones del ser humano, incluyendo la dimensión espiritual desde el ámbito académico, de pastoral y de formación integral en valores. Desde esta perspectiva, el Colegio promueve y promulga el respeto y aceptación de diversas maneras de pensar. Esta posición está plasmada en uno de los Principios Fundacionales que habla del Colegio como una institución que valora y fomenta la diversidad: “A la luz de los valores que inculca, Los Nogales trabaja para construir una comunidad diversa. Esto incluye diversidad de género, sostenida, entre otras cosas, por el hecho de ser un colegio mixto; diversidad cultural, étnica y social; diversidad de pensamiento y de religión; diversidad de orientación sexual, así como las múltiples manifestaciones de la diversidad a nivel social y de identidad que son consideradas centrales para la construcción de una sociedad democrática. Aunque el Colegio no se identifica como exclusivamente católico, ofrece una formación religiosa católica para las familias que la quieran, desde una concepción liberal, inclusiva, no excluyente, en la que caben todo tipo de estudiantes y todo tipo de familias, y están bienvenidas todas las religiones y modos de pensar”.

En consecuencia, el compromiso del Colegio para apoyar y fortalecer el desarrollo espiritual de sus hijos se plasma en tres grandes áreas:

1. Formación en valores. El Colegio ofrece una sólida formación en valores para todos sus estudiantes. Esta formación se da tanto en las clases como en todas las actividades que se llevan a cabo en el Colegio. Los valores desarrollados forman ese perfil del egresado nogalista que fue reafirmado en el reciente proceso de planeación estratégica. Una parte importante de esta formación se da a través de las convivencias y las jornadas de gestión social, entre otros. Hoy en día, el Colegio ha desarrollado un currículo completo (Fines) que busca desarrollar los diversos aspectos del “ser”, y que fomenta la vivencia de los valores que aquí promovemos.

2. Sin jamás obligar a quienes no lo deseen, el Colegio ofrece a sus alumnos una formación católica, respetando y haciendo respetar muy decididamente toda libre decisión de los estudiantes y sus padres en este sentido. Esta formación se ofrece a la luz de las recomendaciones de la propia Arquidiócesis de Bogotá, que nos ha señalado que los colegios podemos apoyar, pero no sustituir o reemplazar, la formación católica que se debe dar en los hogares y en las parroquias. Así mismo, se organiza con las familias que profesen otras religiones, la formación en su propia fe, atendiendo el respeto a la diversidad de credos ya expresada más arriba. Esta formación, en el caso de los estudiantes católicos incluye, entre otros:

a. Preparación y acompañamiento para los sacramentos. Como parte de la formación en la religión católica, el Colegio ofrece a las familias que así lo quieren una formación para la Primera Comunión como parte del currículo de Estudios Religiosos en segundo de primaria, y ofrece una preparación para la Confirmación para aquellos estudiantes que decidan participar de este sacramento.

b. Celebraciones eucarísticas. Por otro lado, el Colegio sigue ofreciendo el mismo número de Eucaristías que se han ofrecido anualmente durante los últimos quince años, como ya es tradición en el Colegio Los Nogales.

c. Acompañamiento en pastoral. El Colegio ha logrado contar con un capellán que está presente cuatro días a la semana en la mañana, disponible para guiar o trabajar con cualquier miembro de la comunidad que lo requiera. El capellán tiene horarios estipulados para confesiones  y asesoría espiritual y en el momento está dando clases a estudiantes de Semestralizado. Así mismo, oficia las Eucaristías a las que me referí anteriormente, abiertas a cualquier miembro de la comunidad, y acompaña procesos espirituales y curriculares del área de Estudios Religiosos.

d. Grupo Extracurricular.  Adicionalmente, en aras de fortalecer la formación católica de quienes así lo deseen, el Colegio está estudiando la posibilidad de abrir un grupo extracurricular de pastoral, para aquellos que quieran, que ofrezca espacios formales para estudiar con mayor profundidad aspectos de la religión católica, organizar retiros espirituales católicos y tener oportunidades de servicio a la comunidad.  

3. Área de Estudios Religiosos. En el desarrollo de su currículo, el Colegio promueve dentro del área de religión un plan de estudios religiosos, amplio, diverso y global que, acorde con el nivel de desarrollo de los estudiantes y con la formación integral en         valores, les permite no solo conocer y comprender acerca del cristianismo y su influencia en Occidente, sino acerca de otras religiones que han marcado la historia de la humanidad, así como de problemáticas relacionadas que afectan al mundo contemporáneo.

Siguiendo los lineamientos presentados en el Principio Fundacional, el Colegio es un espacio abierto y seguro para todas las personas, incluyendo la variedad de creencias y religiones representadas por las familias que son parte de esta comunidad. De esta manera, ofrecemos un desarrollo de la dimensión espiritual para todos los estudiantes, y damos una formación en la religión católica para aquellos que la deseen, así como también ofrecemos espacios para desarrollar otros tipos de formación según nos lo pidan los padres de familia. Como Colegio, estamos comprometidos en el desarrollo de esta dimensión espiritual de nuestros alumnos, y continuaremos desarrollando las líneas y programas que permitan a cada estudiante crecer como persona, inspirado por sus creencias, y las de su familia.

Atentamente,

Camilo Camargo

Rector

Colegio Los Nogales

Rector Camilo Camargo

Aprendemos para ser, servir y transformar

Este año promete ser un año lleno de retos, aprendizajes, oportunidades y experiencias muy positivas. En los próximos meses, estaremos compartiendo con ustedes diversos aspectos de nuestro nuevo Plan Estratégico, enmarcado en nuestro principal objetivo: “Aprendemos para ser, servir y transformar”.

Durante el proceso de creación de este nuevo Plan Estratégico tuvimos diversas oportunidades para pensar, conversar y crear en comunidad. Para mí, los últimos meses han estado llenos de pensamientos sobre lo que quiere decir ser, servir y transformar y cómo podemos como colegio promover el crecimiento en estas áreas.

Con frecuencia recuerdo las palabras de un capellán en la preparación para ser padrino de bautismo de mi sobrino. El padre dijo: “a los niños hay que educarlos con un poquito de hambre y un poquito de frío”. Yo me quedé pensando mucho en esta frase ya que nuestra predisposición como educadores y como padres de familia es tratar de que a nuestros estudiantes e hijos no tengan dificultades. Por esto trabajamos duro, los cuidamos para que no se golpeen, evitamos que tengan fracasos en la vida y hacemos muchas acciones de protección.

Pero muchas de estas acciones acompañadas siempre de nuestra mejor voluntad pueden a la larga perjudicar a nuestros niños. Parece ser una contradicción, pero múltiples estudios en los últimos años han mostrado como muchos jóvenes que han sido sobreprotegidos como niños tienen dificultades enfrentando las adversidades de la cotidianidad o presentan cuadros psicológicos complejos cuando salen de la adolescencia.

Hay también varios estudios sobre la importancia de las habilidades socioemocionales, incluyendo el trabajo de la doctora Angela Duckworth en la Universidad de Pennsylvania, para quien las personas que desarrollan más persistencia (grit en inglés) son más exitosas que las que no lo son. Esos estudios son fascinantes ya que personas que tienen alta persistencia tienen en común experiencias en las que existen fracasos y situaciones complejas como las mencionadas por el capellán al hablar de un poquito de hambre y un poquito de frío.

El Colegio Los Nogales es el mejor laboratorio para que los niños puedan desarrollar esta persistencia y otras habilidades de este tipo. Desde pequeños les damos oportunidades a los estudiantes para que se reten, para que asuman con tranquilidad las frustraciones y sobre todo, para que aprendan que, incluso en momentos difíciles, podemos aprender mucho como seres humanos y lo podemos evidenciar cuando un resultado no  es favorable en un examen; al no ser escogido para representar al Colegio en una conferencia o en un equipo deportivo o en conversaciones difíciles con profesores o cuando se pierde en la final del torneo de baloncesto o de fútbol.

Es precisamente en esos momentos cuando nuestra reacción inicial como adultos es tratar de reducir la frustración y el sufrimiento de nuestros hijos. Siguiendo esta reflexión, más que reducirlo debemos buscar maneras de acompañar esos procesos para que cada experiencia sirva como una gran oportunidad de ser, de crecer y de desarrollar persistencia y demás habilidades como la empatía y la compasión, además de otras habilidades socioemocionales. En este sentido, los convoco a que trabajemos en conjunto, colegio – casa para que todas las experiencias que vivimos día a día nos lleven a avanzar en el ser.

Este año estaremos implementando nuestro currículo de Fines donde desarrollaremos habilidades en temas de autoconocimiento, autocontrol, lectura del contexto y relaciones interpersonales y autogestión.

PD: Los invito a leer este artículo y ver este corto video sobre cómo podemos brindarle buenas herramientas a nuestros hijos para que crezcan de manera positiva:

https://www.nytimes.com/2012/08/05/opinion/sunday/raising-successful-children.html?_r=1&hp

Prepara a tu hijo para la vida y no la vida para tu hijo https://youtu.be/mal9JEZ_eQA

¡Les deseo un excelente año escolar!

El poder de las palabras

Hace muchos años, el Padre Alfonso Llano escribió un artículo en El Tiempo que me marcó. En ese artículo, el padre contaba una historia sobre un maestro que estaba hablando en un auditorio sobre el poder de las palabras cuando uno de los asistentes le dijo “Lo que usted dice no tiene ningún valor”. El maestro lo oyó con atención y poco después de que el asistente terminara su intervención le gritó con mucha fuerza “¡Cállate y siéntate, estúpido idiota!” El asistente se llenó de furia y empezó a responder airadamente y el maestro lo interrumpió y le dijo: “Perdone caballero, le he ofendido y le pido perdón; acepte mis más sinceras excusas y sepa que respeto su opinión, aunque estemos en desacuerdo”. El señor se calmó y le respondió al maestro: “Le entiendo, y también le pido disculpas y acepto que la diferencia de opiniones no debe servir para pelear, sino para mirar otras opciones”. A esto, el maestro le sonrió y respondió: “Perdone usted que haya sido de esta manera, pero así hemos visto todos del modo más claro, el gran poder de las palabras, con unas pocas palabras le exalté y con otras pocas le calmé”.

Recuerdo que el padre hacía una reflexión en su artículo sobre la huella indeleble que dejaban las palabras, con un efecto positivo o negativo. En esa época, llevé el artículo impreso a mis estudiantes de octavo, de quien era el director de grupo, y tuvimos una larga conversación sobre el impacto que tiene lo que decimos y cómo lo decimos. Esto fue hace más de 15 años, cuando no existía el celular inteligente y mucho menos WhatsApp, Twitter o Facebook. La conversación sobre el poder de las palabras en esa época se dirigía a interacciones cara a cara, donde se podían ver las reacciones que causaban lo que decíamos.

Pero todo ha cambiado. La dinámica de la comunicación de hoy en día es muy diferente y el impacto es inmediato y a gran escala. Una frase en Twitter o Facebook puede llegar de manera instantánea a millones de personas con un impacto gigante. Una intervención en WhatsApp puede llegar a todo un grupo y construir o herir. El problema es que a veces olvidamos que le estamos hablando a los cincuenta papás y mamás del salón, o a miles a través de redes sociales.

Con nuestros estudiantes trabajamos mucho en pensar antes de hablar y también de tener en cuenta la audiencia a la cual nos estamos dirigiendo. También les trabajamos en cómo identificar los efectos de las palabras y la dificultad de reparar los daños que pueden hacerse con ellas. Les cuestionamos si harían el mismo comentario que hicieron en Facebook, en vivo con la audiencia de 50 o 100 personas mirándolos a la cara, y la mayoría de las veces nos dicen que no.

La tecnología claramente trae muchas cosas buenas. También tiene sus aspectos negativos, por ejemplo algunos grupos de WhatsApp han causado grandes inconvenientes cuando no se usan apropiadamente. Una intervención “inocente” en éstos cuestionando a un profesor, comentando sobre un estudiante o criticando a otro padre de familia tiene un impacto gigante en nuestra comunidad. De igual manera, esta herramienta puede enfocarse a que un grupo se encuentre para ayudar a una familia con necesidad.

El Colegio estableció hace un par de años, un decálogo de principios para el buen uso de los grupos de WhatsApp. El objetivo de este decálogo es tener unos elementos en común que guíen las interacciones que tenemos como comunidad en dichos grupos. En muchas ocasiones, los grupos son usados apropiada y constructivamente. En muchas otras ocasiones son usados de manera negativa, afectando a miembros de nuestra comunidad.

Hace poco, una mamá me comentaba que usar el WhatsApp era su forma de expresar su inconformidad sobre ciertos aspectos del Colegio. Hice una reflexión similar a la que hago acá, sobre el poder y efecto de sus palabras y la invité a ella, al igual que los invito a todos, a usar los canales regulares establecidos en el Colegio, para expresar inquietudes, preocupaciones o felicitaciones. Los profesores, directores de grupo, consejeros, directores de sección y yo estamos abiertos a recibir a cualquier miembro de la comunidad que quiera hablar con nosotros. Esta comunidad la construimos todos y el diálogo es fundamental en ese proceso.

Cómo saben, este año estamos trabajando como comunidad el valor de la responsabilidad. Tenemos la responsabilidad de ser conscientes del poder de las palabras, especialmente cuando estamos hablando de otras personas a través de grupos comunitarios de WhatsApp. También tenemos la responsabilidad de preguntar y de comunicar nuestras preocupaciones sobre el Colegio usando los canales regulares, establecidos para que podamos construir nuestra comunidad en conjunto.

A partir de marzo, estaré abriendo un espacio informal de comunicación que llamaremos “Café con el Rector”. El objetivo de este espacio es generar una oportunidad adicional para que mantengamos una comunicación fluida, usando los canales regulares. Este espacio se llevará a cabo una vez al mes y estaré atento y abierto a poder establecer conversaciones informales sobre aspectos que ustedes quieran conversar. En marzo, arrancaremos con este encuentro el viernes 9 de marzo de 7:10 a 9:00 a.m.

Por último, quiero enfatizar el impacto y el poder que tienen las palabras. Quiero invitarlos a ser conscientes de este poder y enfocar la energía a construir en conjunto el colegio que queremos.

Camilo Camargo

El respeto, responsabilidad que tenemos con los demás

Los saludamos calurosamente y celebramos el estreno de nuestra página web. Con esta página queremos brindarles información más frecuente e interesante sobre todas las actividades que ocurren en el Colegio a diario. ¡Esperamos que la disfruten!

Terminado nuestro primer bimestre escolar, hemos visto un gran compromiso por parte de profesores, alumnos y padres de familia con el tema de la responsabilidad. Los invitamos a seguir trabajando para fomentar este valor en nuestros estudiantes y llevarlos cada vez más a ser personas autónomas conscientes de sus deberes y de las consecuencias de sus actos.

Este mes tendremos nuestra primera izada de bandera general del año en la que nos vamos a enfocar en otro de los valores principales del Colegio: el respeto. En el contexto de la responsabilidad, el respeto se refiere a la responsabilidad que tenemos con otras personas.

Las noticias cada día nos muestran muchos conflictos alrededor del mundo que se generan por falta de conocimiento, entendimiento y disposición de diálogo. En un mundo cada vez más dividido, tenemos la gran responsabilidad de fomentar un mayor entendimiento de las diferencias. Para generar esta apertura de una manera positiva, desarrollamos la empatía en los jóvenes. Esa empatía consiste en la capacidad de entender otras realidades diferentes a las nuestras: el entendimiento arranca desde el reconocimiento de las diferencias y la aceptación de que no todo el mundo es igual. 

En el Colegio, hay diferencias pequeñas de las cuales nos burlamos a diario y muchas veces de manera inconsciente. Por ejemplo, hacemos comentarios sobre una persona de otra ciudad que hable con acento, o que use una frase que no conocemos. Algunas veces hacemos comentarios inapropiados por la apariencia física de un compañero o por sus intereses personales. También podemos molestar por cómo se viste una amiga. En fin, hay muchos ejemplos en nuestra vida de cómo no aceptamos las diferencias. Y son estas diferencias las que nos enriquecen la vida.

Hemos aprendido a enfocarnos más en criticar las diferencias que en valorar lo que cada persona aporta. Y efectivamente es más fácil criticar y mantenernos en ignorancia, que en buscar entender y aprender sobre esas diferencias. Allí podemos contribuir a construir la paz.

El Dalai Lama dice: “When ignorance is our master, there is no possibility of real peace.” Es decir, “cuando la ignorancia es nuestro maestro, no existe posibilidad de paz verdadera.” Por eso, los invito a que nos demos la oportunidad de aprender y conocer más a fondo sobre las personas que son diferentes a nosotros dentro de nuestra comunidad. De esa manera podremos ampliar nuestra realidad y conocer el mundo de los que nos rodean.

Todos podemos trabajar a diario para avanzar en nuestra empatía. Por ejemplo, en conversaciones diarias, oigamos con atención y no interrumpamos cuando alguien nos está hablando. Hagamos preguntas que nos lleven a entender mejor las opiniones de otras personas: “¿cuéntame más?” o “eso que me dices es interesante”, ¿cómo desarrollaste esa idea? Estemos presentes de manera plena al tener conversaciones, es decir, no revisemos el teléfono o no hagamos otras cosas cuando estemos en un diálogo. Y hagamos un esfuerzo mayor para entender las posiciones de personas con las que no estamos de acuerdo.

La empatía es una de las habilidades del siglo XXI qué estamos trabajando en el colegio. Lo hacemos desde diferentes frentes: las interacciones diarias en el colegio, eventos de comunidad como la izada de bandera del respeto, gestión social, programas de Round Square e intercambios y las caminatas, entre otros. El Colegio ha sido reconocido por la organización Ashoka como una Escuela Transformadora, lo cual quiere decir que trabajamos de manera explícita a través de diversos programas el desarrollo de habilidades de empatía, trabajo en equipo, liderazgo y agencia de cambio. 

Al desarrollar la empatía estamos abriendo las puertas para respetar, entender y valorar las diferencias que tenemos a nuestro alrededor. En esta izada estamos explorando y celebrando las diferencias de raza, religión, género, orientación sexual y política. Hay muchas otras diferencias en el mundo y tenemos la gran oportunidad de aprender y crecer con personas distintas, que nos llevan a tener una mirada más amplia de nuestro mundo. Al entender estas diferencias podremos continuar en nuestro camino de ser buenos ciudadanos comprometidos en aportar positivamente a Colombia y al mundo.

Camilo Camargo

La responsabilidad en el colegio y en la casa

Un saludo especial para todos. Este año nos hemos propuesto trabajar de forma explícita la responsabilidad en la comunidad. Quiero aprovechar este espacio para compartir con ustedes algunas ideas de cómo podemos trabajar la responsabilidad desde diferentes frentes.

Cuando pensamos en un ejemplo de responsabilidad en el colegio, quizás lo primero que viene a la mente es el estudiante que cumple con sus tareas. Si bien eso es una muestra de responsabilidad, hay muchas otras acciones que evidencian este valor: empecemos por el concepto básico de que cada estudiante tiene la responsabilidad de mantenerse bien física y mentalmente. Esto incluye lograr un buen balance entre las diferentes partes de su vida, como dormir suficientes horas, hacer deporte, pasar tiempo en familia, alimentarse bien, estudiar y tener opciones para divertirse. Para lograrlo apropiadamente, los jóvenes necesitan de nuestro acompañamiento y de nuestra guía, de modo que en el futuro, a medida que van creciendo, puedan interiorizar lo aprendido y tomar sus decisiones individualmente. En este balance entre los diversos elementos y dimensiones de la vida se construyen individuos responsables y ciudadanos integrales.

Asimismo, en el colegio trabajamos cotidianamente para que los estudiantes sean responsables en su presentación y con sus objetos personales. En este punto hemos hecho unos avances importantes en el cumplimiento del uniforme y seguiremos ocupándonos del tema para que las decisiones de cada joven se tomen con responsabilidad. Igualmente, los estudiantes pueden mostrar responsabilidad en la puntualidad: la llegada a tiempo a clases y a reuniones hace evidente el compromiso y permite sacarle el mayor provecho al tiempo disponible, a la vez que es una muestra de respeto con las personas.

Para reforzar este trabajo en responsabilidad, desde la casa, podemos asignar tareas sencillas a nuestros hijos de acuerdo con su edad. A los más pequeños podemos pedirles que lleven los platos a la cocina después de la comida, que organicen su cuarto o que ayuden con el cuidado de las mascotas. Más grandes, las responsabilidades pueden incluir ayudar en tareas de la casa o con otras personas. Los invitamos a leer el artículo sobre responsabilidad que sale en “Los padres hacen la diferencia” y también la “Guía para fomentar la autonomía y la responsabilidad”.

Por medio de estas simples estrategias, los niños van tomando conciencia de la importancia de sus acciones, así como de los efectos y consecuencias que estas tienen. Así, se van dando cuenta de que son parte de la comunidad y de que sus aportes son valiosos y fundamentales, lo que a la larga les va a permitir responder por sus actos y ampliar sus espacios de libertad.

Camilo Camargo